Qué es el Síndrome de Noé o acaparamiento de animales

¿Qué es el síndrome de Noé? El síndrome de Noé, o acaparamiento de animales, es un trastorno que se define por una acumulación excesiva de mascotas, muchos más animales de los que pueden caber en un lugar a la vez, a menudo gatos y perros.

El nombre de este particular trastorno compulsivo tiene su origen en la historia bíblica en la que Dios ordenó a Noé que recogiera en su arca una pareja de cada especie animal para repoblar la Tierra tras el Diluvio.

A menudo, las personas afectadas por lo que algunos consideran una enfermedad están solas y aisladas de sus familias. Al igual que en el caso de los afectados por el síndrome de Diógenes, se ha comprobado la existencia de una ruptura social. Es importante señalar que el síndrome de Noé se refiere exclusivamente a los animales y no a los objetos, más bien se llama silogomanía.

Síntomas del síndrome de Noé

Síntomas del síndrome de Noé

La persona que sufre este problema siente la necesidad irrefrenable de salvar animales, cada vez más animales, sin tener los medios para pagarlos, ni necesariamente para proporcionarles los cuidados necesarios. Realmente creen que están salvando a los animales que acogen.

Estos hombres o mujeres suelen estar convencidos de que tienen un don especial para entender a los animales que acogen. Sienten que tienen la misión de protegerlos y salvarlos. Los acaparadores, como se les llama a veces, creen que son los únicos que pueden hacerlo.

Muy apegados a sus animales, no pueden desprenderse de ellos y no se dan cuenta de que no los cuidan bien y que la vida de los animales a veces incluso corre peligro. Al no ser consciente del sufrimiento que causan, el paciente vive en la negación. En ocasiones, este comportamiento puede tener graves consecuencias para los animales, ya que cuanto mayor sea la acumulación, mayor será la dificultad para cuidarlos adecuadamente.

¿Qué es la negación?

Es una noción utilizada en psicoanálisis para designar el hecho de rechazar, de manera inconsciente, una parte o la totalidad de una realidad. Se trata de un sentimiento o una emoción, pero también de hechos ocurridos. Esta pérdida del sentido de la realidad está relacionada con el hecho de que la persona que padece esta enfermedad no es consciente de la situación, convencida de que tiene un don especial con los animales domésticos, a menudo gatos y perros.

Así, el propietario de los animales se convierte en lo que no podía soportar en un principio: una persona que, sin saberlo, perjudica su salud y bienestar al descuidar su aseo y la limpieza del hogar (acumulación de desechos o excrementos) o al infligirles un maltrato involuntario.

SOLICITE SU PRESUPUESTO GRATUITO

Cómo reconocer a una persona afectada

Es un trastorno que puede afectar a todo el mundo, independientemente del sexo o la clase social. Sin embargo, estudios recientes muestran un ligero predominio de estos criterios en las mujeres (76%) sobre los 60 (46%), pero los hombres no se libran en España. Esta tendencia aumenta en caso de aislamiento. Esto puede ocurrir tras un fuerte choque emocional o psicológico, como la pérdida de un ser querido, por ejemplo.

Causas del trastorno

El síndrome de Noé está incluido en la última versión del DSM5, el manual que recoge los trastornos mentales. Se describe en el apartado de trastornos obsesivo-compulsivos y afines, como ya se ha señalado para los casos clásicos de silogomanía o «Diógenes«.

La persona con el síndrome recuperará los animales. Se trata de un comportamiento adictivo, a menudo vinculado a una carencia emocional de la infancia. El individuo siente una especie de impulso reparador ante la vulnerabilidad del animal. Por ello, si los animales rescatados son viejos o están enfermos, la importancia del rescate es aún mayor.

El «animal acaparador» se ve a sí mismo, pues, como un salvador. Cuando todavía tiene interacciones sociales, no es raro que le guste provocar la simpatía del exterior. Por último, busca protegerse para superar un trauma personal. Es visceralmente imposible para ellos soportar o aceptar ver un animal abandonado o maltratado, hasta el punto de olvidar la realidad y estar en negación.

Este tipo de paciente es muy propenso al antropomorfismo y tiende a considerar a los animales como hijos sustitutos.

Las consecuencias para los animales

Las consecuencias de esta acumulación excesiva pueden ser trágicas. El acaparador puede verse rápidamente abrumado por la situación y dejar de controlar su entorno o la salud de sus residentes. Al igual que en la patología de «Diógenes», la relación con la higiene se deteriora y el comportamiento de los acaparadores puede llevar a un verdadero sufrimiento animal debido a la desnutrición o al mal cuidado de los animales.

Con diferentes especies amontonadas en un espacio reducido, los animales desarrollarán trastornos físicos y psicológicos. Las viviendas se deteriorarán y las condiciones higiénicas empeorarán. Los perros, gatos y otras especies que tengan que hacer sus necesidades en el interior del hogar favorecerán la aparición de enfermedades, que se desarrollarán y transmitirán por la falta de cuidados e higiene en un espacio cerrado e insalubre.

El psicólogo Pablo Senlle también habla de antropomorfismo, a menudo tras un trauma.

Consecuencias para la persona, su casa o piso

Ante los costes de mantenimiento de estos animales, la persona que sufre el síndrome de Noé se verá totalmente desbordada por la situación. Los animales son abandonados a su suerte y, desgraciadamente, pueden morir de hambre. En el 80% de los casos, los animales muertos se encuentran en el hogar, con algunos cuerpos en avanzado estado de descomposición.

Las categorías de animales más comunes son los gatos, los perros y los roedores.

Otra consecuencia directa de este problema es la presencia de enfermedades que pueden transmitirse a los humanos. Se desarrollarán salmonelas, hongos, alergias y parásitos. Al mismo tiempo, las plagas pueden invadir la vivienda: ratas, insectos atraídos por el olor, la orina y los excrementos.

Por desgracia, los periódicos informan de miles de casos en todo el mundo.

Por ejemplo, en Badalona, una sociedad protectora de animales encontró 113 gatos en un piso. El hallazgo se produjo tras el desalojo de los inquilinos por impago del alquiler. La mitad de los animales, en un estado deplorable, fueron eutanasiados. Por desgracia, este es el caso más frecuente de cada descubrimiento. El estado de los animales es tal que no pueden sobrevivir. O en Terrassa, província de Barcelona, en 2017, donde más de 50 perros y gatos vivían encerrados y a oscuras.

Pablo Senlle suele decir de las personas con síndrome de Noé, como de las afectadas por el síndrome de Diógenes, que «parecen necesitarlo todo, pero no piden nada». Son, de hecho, las primeras víctimas de esta condición.

limpieza por sindrome de noe

Tratamiento de la enfermedad

Al igual que ocurre con otros tipos de silogomanía, los que coleccionan objetos, aún no se sabe si el síndrome de Noé es una patología, una enfermedad en sí misma, o la manifestación de otro trastorno psicológico más complejo.

Las causas y los orígenes de esta manifestación psicológica aún se están explorando.

Los tratamientos actuales son los mismos que para otros tipos de acaparamiento compulsivo patológico. Sin embargo, funcionan peor en la persona que sufre el síndrome de Noé.

Por desgracia, las estadísticas son irrefutables: una intervención, sin tratamiento previo, conduce a una recidiva en casi el 100% de los casos. El resto de los casos son suicidios.

Algunas asociaciones protectoras de animales pueden acoger a un gran número de animales enfermos y proporcionarles los cuidados necesarios y suficientes para sobrevivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.